CAMBIO CLIMÁTICO, CADA SER HUMANO PUEDE HACER LA DIFERENCIA: PANELISTAS DEL IPICYT

thumbnail_22022018-_dsc0017·        Dentro de la ya tradicional Noche Astronómica del Museo Laberinto, se organizó un panel para hablar del futuro de la humanidad ante el Cambio Climático.

·        Los panelistas, investigadores del IPICYT, coincidieron en que cada ser humano puede hacer un poco para mitigarlo, asumiendo una responsabilidad ecológica.

Ante un auditorio lleno en el Laberinto de las Ciencias y las Artes, los cuatros investigadores del IPICYT, inscritos en el Sistema Nacional de Investigadores, asistentes al Panel “Enfrentando el Cambio Climático”, coincidieron en la gran importancia que cada ser humano puede hacer para adaptarse o mitigarlo, mediante acciones de ahorro de energía y agua, uso de energías alternativas en casa, consumo de productos locales, planificar a familias pequeñas y educación con responsabilidad ecológica en todo momento.

La  doctora Elizabeth Huber-Sannwald, especialista en cambio global, comenzó explicando ¿qué es el cambio climático y qué está provocándolo? Habló del uso desmedido de recursos fósiles que el ser humano ha hecho a través de los tiempos, pero notablemente agravados en los últimos 60 años, lo que ha provocado una liberación enorme de dióxido de carbono y causando lo que se denomina gases de efecto invernadero. Hizo una referencia enorme a consumir productos locales porque eso beneficia enormemente al medio ambiente.

El biotecnólogo Francisco Javier Cervantes, dio a conocer que el IPICYT actualmente trabaja en proyectos de energía alternativa como son los biocombustibles, es decir producir energía para máquinas de combustión que puedan ser generados a través de materia orgánica, lo cual podrá impactar enormemente en el medio ambiente, por ejemplo en generar bioturbosina para aviones.

El doctor Ernesto Iván Badano, Ecólogo especialista en comunidades, lo llamó una “tragedia humana” y que la única forma de resolverlo es reducir drásticamente la población mundial que está creciendo a ritmo acelerado, “imagínense en el 2050 a 10 o 12 mil millones de personas queriendo beber agua al mismo tiempo”, aseveró. Por lo que se necesita reducir la población mundial para que los recursos no se agoten y a la par una gran certeza en la educación, ya que en la educación está la clave del conocimiento y del saber para la humanidad”, indicó Ernesto Iván Badano.

Ejemplificó que en el mundo existen cerca de 450 especies de encinos; de las cuales, más de 150 existen en México, y éstas se han estado perdiendo una a una por la deforestación y el cambio de suelo. Explicó que los bosques proveen de servicios ambientales imprescindibles desde el agua hasta la belleza escénica.

De igual forma, el doctor Leonardo Chapa, biólogo y especialista en fauna; en alcance a lo dicho por el doctor Badano, explicó que al ir desapareciendo macizos forestales importantes, propicia que las especies de animales tengan que modificar los hábitos de alimentación y huir a otros lugares donde existe comida suficiente, “todo está concatenado”, concluyó.

El evento se desarrolló dentro de las actividades de la tradicional “Noche Astronómica del Museo Laberinto”, buscando fomentar conocimiento e intercambio de ideas respecto a este problema de actualidad en el mundo; y en la cual se trata de concientizar en la forma personal de poder afrontarlo o mitigarlo.